www.poderjudicial.gob.ni    Mapa del sitio    
inicio Prensa Nivel Central quienes somos contactenos directorio notas de prensa videoteca
    
politicas de comunicacion poder judicial nicaragua
Oficinas de Prensa

Notas de Prensa

Final feliz en demanda de nuera contra suegros

miércoles, 11 de octubre de 2017


Escrito por Janelys Carrillo Barrios

* Abuelitos reconocen que hijo fallecido engendró al niño con la joven, quien pidió investigar la paternidad.

Aunque las audiencias de Familia no siempre tienen finales felices para demandantes y demandados, una vista pública celebrada el 26 de septiembre culminó con lágrimas de felicidad entre suegros y nuera, quienes protagonizaban un juicio de investigación de paternidad.

Don Enrique Centeno Gutiérrez y su esposa Andrea Cano Flores con su nieto de cuatro años.

Se trata de la historia de Karina Lucía Castellón Lacayo y sus suegros Enrique Centeno Gutiérrez y Andrea Cano Flores, quienes durante un trámite conciliatorio acordaron poner el apellido Centeno al niño que Luis Enrique Centeno Cano engendró, meses antes de morir en una cama del hospital Lenín Fonseca de Managua.

A inicios de este año, los padres de Luis Enrique Centeno Cano, quien a su muerte tenía 29 años, se practicaron la prueba de ADN con el pequeño y confirmaron que efectivamente es su nieto y por lo tanto tiene el derecho de llevar su apellido, entre otros tantos que las leyes le confieren.

Durante la audiencia inicial, los señores Centeno-Cano acordaron reconocer y honrar el vínculo de consanguinidad que les une al niño de cuatro años de edad, y seguir fomentando en él y para él el amor y respeto entre ellos, así como con los dos hijos de la primera relación del ahora finado.

Karina Lucía Castellón Lacayo aseguró que siempre fomentará en su hijo los vínculos de amor y respeto a sus abuelitos.

Tanto la madre del niño como la abuela paterna aseguraron que si bien se conocieron en el año 2013, en el lecho de muerte de Centeno Cano, han procurado que desde su nacimiento el niño se relacione con la familia paterna sin restricción alguna, porque entienden que eso es lo mejor para el menor de edad.

“Los niños nunca tienen la culpa de los errores que puedan cometer los adultos; debemos entender que ellos necesitan de su familia y por eso debemos dejar rencores, yo siempre he propiciado que él se relacione con su familia paterna”, reiteró la viuda de Centeno.

La jueza María de los Ángeles Soza (centro), homologó los acuerdos a que llegaron los padres y la conviviente de Luis Enrique Centeno Cano.

Mientras el abogado Mario Ricardo García García y la defensora pública Dominga Rocha Calderón, representantes de la joven y los abuelos del niño, finiquitaban los trámites de la conciliación ante la jueza Noveno de Distrito de Familia, María de los Ángeles Soza, el niño se acurrucaba en el regazo de su abuelita, que lo abrazaba con delicadeza.

“Que se adicione en el certificado de nacimiento del niño L.E.C. el apellido paterno y el nombre del padre y que a partir de la nueva certificación de nacimiento el niño sea conocido como hijo de Luis Enrique Centeno Cano”, consigna el primero de los acuerdos alcanzados.
La joven Castellón presentó una demanda de investigación de paternidad para dejar sentada la paternidad del que fuera su pareja, y una vez reconocida esta condición, su hijo también acceda a una pensión de orfandad.

Al salir de la audiencia, suegros y nuera no ocultaron su felicidad porque además de cumplir con la voluntad de su ser querido ya fallecido, de conservar buenas relaciones y rodear de cariño y protección al menor, también cumplieron a éste su derecho a llevar el apellido de su padre.

Esta noticia ha sido vista: 488 veces
Final feliz en demanda de nuera contra suegros



Recomiendenos | Contactar
     


Discursos

 
XIX CUMBRE NICARAGUA
Descargar video


Dirección: Km 7 ½ Carretera Norte.
Teléfonos: ++505 2233 2128 / ++505 2233 0004
Relaciones Públicas de la Corte Suprema de Justicia · República de Nicaragua - América Central
Todos los Derechos Reservados 2005- 2014 ®
Sitio Web Desarrollado por la DGTIC

Ir arriba