Notas de Prensa

Turba eduardista altera el orden y agrede en CSJ

miércoles, 15 de junio de 2016


Escrito por Carlos Domingo Ferrey García

* Todo tipo de improperios y lluvia de huevos podridos en manifestación “pacífica”.
 
Un ambiente de violencia, que distaba mucho de ser una manifestación “cívica y pacífica”, prevaleció la mañana de este miércoles en los portones de la Corte Suprema de Justicia, durante la protesta protagonizada por un pequeño grupo de simpatizantes de Eduardo Montealegre.
 

La gráfica es más que elocuente: menos de 50 “eduardistas” obstaculizaron la libre circulación y la entrada de la Csj

Armando tranques que obstaculizaban la libre circulación de los ciudadanos ajenos a las disputas internas del Partido Liberal, el pequeño grupo de simpatizantes “eduardistas”, sembraron la

zozobra y el desorden en la entrada del Máximo Tribunal de Justicia.

La actitud estoica del cuerpo de seguridad interna de la CSJ de no responder a las amenazas, al parecer caldeó el ánimo de los manifestantes, que en actitud hostil amenazaron de muerte e insultaron a los oficiales de seguridad y agentes de policía que resguardaban los portones.

Imperturbables permanecieron los oficiales que custodiaban las instalaciones de la CSJ. Obsérvese en el piso los restos de huevos podridos con que fueron atacados los agentes

“Salgan perros, vengan aquí y enfréntense a nosotros, aquí los vamos a recibir”, gritaban los nada pacíficos manifestantes, que con palos y piedras se

La turba estaba comandada por el propio Montealegre y su fallido candidato presidencial, Luis Callejas

mostraron amenazantes. Luego de más de media hora de improperios, amenazas de muerte y hasta lluvias de huevos podridos, por el altavoz uno de los activistas políticos intentaba calmar a la turba, exclamando: “¡compañeros, recuerden que esta es una manifestación pacífica!”.

En el interior de la oficina de recepción de la Csj era notorio el estrés de los usuarios que intentaban penetrar al edificio judicial a realizar sus gestiones y solo alcanzaban a escuchar las bascosidades que afuera proferían los simpatizantes de Montealegre.

Mientras, en la vía pública, a causa de la alteración al orden, los portones permanecieron cerrados, impidiendo la entrada regular de los usuarios de la justicia, que por casi dos horas debieron esperar hasta que los manifestantes se retiraron.
 

Esta noticia ha sido vista: 1363 veces